All Natural

Número 0
Tema: Ingeniería Genética

¿Quienes somos?


<< Volver a inicio

- Alimentos transgénicos
- Uso de alimentos transgénicos
- Riesgos para la salud
- Experimentación con animales
- Cuestiones de opinión
- Problemas económicos
- Mitos sobre la ingenieria genética

6. Reflexiones bioéticas

7. Derechos del consumidor: Etiquetado

8. Legislación

Solución a cardiopatías

Nueva terapia con genes para pacientes cardíacos
Investigadores médicos anunciaron el lunes el desarrollo de una nueva técnica que permitiría a las personas con problemas cardíacos evitar la angioplastia y la cirugía de desvío coronario. Profesionales del Centro Médico de la Universidad Cornell en Ithaca, Nueva York, han inyectado por primera vez un gen en el corazón de un paciente con isquemia, o reducción del flujo sanguíneo hacia el corazón. "Para el paciente, significa que podemos llevar sangre a los tejidos cardíacos necesitados de oxígeno", dijo el doctor Ronald Crystal del Centro Médico Cornell. "Y eso, para los centenares de miles de individuos que sufren enfermedades de la arteria coronaria, podría ser un verdadero avance". Generalmente, un paciente con isquemia necesita cirugía para abrirle las arterias bloqueadas o crear un desvío alrededor de ellas.

Con el tratamiento genético, sin embargo, se supone que el nuevo gen "instruye" al corazón para que busque atajos en torno de las arterias bloqueadas estimulando el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos. "A partir de los estudios con animales sabemos que es espectacularmente exitoso", dijo Crystal. "Esperamos que lo mismo sea cierto para los humanos, pero no lo sabremos antes de varios meses".
Aunque esta es la primera vez que se usa el tratamiento genético en el corazón, dos equipos de investigación lo han aplicado anteriormente para tratar bloqueos en las piernas. El doctor Jeffrey Isner del Centro Médico Santa Isabel, cerca de Boston, usó una técnica de tratamiento genético similar a la empleada en Cornell en un intento por salvar la pierna izquierda de una mujer.

Ya había perdido la derecha debido a la ateroesclerosis. "No recibía suficiente sangre en la parte inferior de la pierna, y como resultado se le había desarrollado una gangrena en el pie", contó Isner. El experimento funcionó, y el tratamiento se ha utilizado en 21 pacientes, con casi un 75 por ciento de éxito. Los médicos predicen que el tratamiento genético pude usarse algún día en combinación con (o en lugar de) la cirugía de desvío y la angioplastia. Pero tal vez pasen años antes de que se lo pueda emplear de manera rutinaria en pacientes con enfermedades cardiovasculares.