All Natural

Número 0
Tema: Ingeniería Genética

¿Quienes somos?


<< Volver a inicio

- Alimentos transgénicos
- Uso de alimentos transgénicos
- Riesgos para la salud
- Experimentación con animales
- Cuestiones de opinión
- Problemas económicos
- Mitos sobre la ingenieria genética

6. Reflexiones bioéticas

7. Derechos del consumidor: Etiquetado

8. Legislación

Polémica sobre los alimentos transgénicos

A continuación hemos encontrado en la red diversos boletines y publicaciones donde se exponen argumentos en contra de los alimentos transgénicos y de su fundamento ideológico y de ahí extraemos el siguiente texto:

"Tomas un bocado de lo que percibes ser un cocido de patatas cuidadosamente preparado, cariñosamente condimentado y perfectamente cocinado para su cena esta noche. Da por sentado que el alimento era seguro. No tuviste ninguna idea que las industrias de la ingeniería genética y la química habían usado una nueva tecnología radical para mutar artificialmente el ADN en sus patatas. Las patatas genéticamente alteradas se vendieron sin etiquetar, como si fueran patatas naturales y normales. En este comunicado de tres partes, aprenderás acerca de los alimentos genéticamente diseñados y del ficticio Dr.Frankenfood, (basado en el famoso monstruo Frankenstein) y sobre como las industrias de la ingeniería genética y la química han hecho exactamente las mismas cosas que el Dr. Frankenfood habría hecho. Aprenderás acerca de los peligros inmediatos de los alimentos genéticamente diseñados, y por qué los gobiernos nacionales y la industria de la ingeniería genética ahora liberan alimentos genéticamente manipulados no probados entre la población mundial. Esto se asemeja a una guerra biológica silenciosa. Aprenderá también como protegerse a si mismo y a su familia en como comprar evitando estos alimentos y finalmente, como podemos parar la proliferación de estos alimentos experimentales.

Imaginemos que el ficticio Dr. Frankenstein tuvo un descendiente moderno, el perverso Dr. Frankenfood. Para las personas en diversos partes del mundo quienes no conocen esta historia de terror, el Dr. Frankenstein creó un monstruo utilizando electricidad y diversas partes de un cadáver humano. El perverso Dr. Frankenfood, como su antepasado famoso, podría también quierer hacer investigación técnica extraña. Pero dejemosnos imaginar que el Dr. Frankenfood tiene un gran afecto personal para la industria alimentaria. Imaginemos las experimentaciones locas del Dr. Frankenfood. Trabajando en la industria alimentaria, y siguiendo los pasos recombinantes de su antepasado, podría querer hacer productos alimentarios extraños y raros combinando especies enormemente diferentes. Podría crear nuevas especies radicales en el laboratorio que nunca podrían existir jamás en la naturaleza. Si hizo esto, imaginemos qué haría. Investigaría profundamente con microscopios de electrones y separaría el ADN de la patata natural, por ejemplo. Cortaría el ADN, el precioso, vivo, y giratoria escalerilla genética del núcleo que guía la patata de la naturaleza con instrucciones completas de como construirse a sí mismo y como interactuar en cualquier ambiente millares de generaciones de aquí en adelante. Cortaría el código genético formado a través de millones de años de evolución natural reproductora, selección natural y reproducción por hibridación.

Con una tecnología experimental radical que utiliza un nuevo instrumento conocido como una pistola genética, el Dr. Frankenfood reemplazaría la selección natural con su propia selección personal innatural. Crearía una patata Frankenfood empalmando ADN de insecto de polilla de cera y el ADN de bacterias genéticamente diseñadas en el ADN roto de la patata natural. También usaría su revólver genético para cortar y empalmar el ADN de pescado con tomate, cerdo con humano, bacterias con soja y virus con maíz.

¿Qué si el Dr. Frankenfood también controlaba el USDA (el Departamento de Agricultura de los E.E.U.U.), y el FDA (la Administración de Drogas y Alimentos, también de los E.E.U.U.); y qué si también controlaba las compañías gigantes multinacionales químicas tal como Monsanto, DuPont, Calgene y Novartis que se han convertido en los jugadores mas importantes en el nuevo negocio mundial de alimentos genéticamente diseñados? Entonces tendría acceso a recursos capitales inmensos para sus experimentaciones extrañas. Dispondría de un poder casi ilimitado, y podría aprender como manipular el resto del gobierno, las leyes, y hasta las cortes con su influencia. Daría dinero de becas a laboratorios en el USDA y a técnicos y laboratorios de universidades en todo el mundo. Tendría a universidades, el USDA y el FDA bajo su control. Ellos efectuarían sus experimentos de recombinación con el ADN de especies diferentes como él quisiese, y entonces él introduciría estos alimentos experimentales a la población sin etiquetar y sin pruebas cuidadosas. Sigilosamente exportaría sus locos productos experimentales a otros países, y si ellos rehusaran sus productos, el Dr. Frankenfood usaría su dinero, poder, influencia y conexiones para amenazarlos con guerras comerciales.

Por supuesto Monsanto, DuPont, Calgene, Novartis, las corporaciones químicas, el USDA, y el FDA no pueden realmente tener tales intenciones perversas. Están haciendo lo mejor que pueden para realizar sus trabajos. El Dr. Frankenfood es una mera dramatización. Pero las compañías químicas, el USDA, el FDA y todos sus técnicos alimentarios que trabajan tanto están haciendo exactamente las mismas cosas que el perverso Dr. Frankenfood haría si él estuviera encargado. Las compañías multinacionales químicas, el USDA y el FDA, aunque con buena voluntad, operan en base a una visión de corto alcance y en base a la avaricia. Como científicos técnicos, parecen tener una capacidad mínima para ver las consecuencias a largo alcance. La industria química y de ingeniería genética y el USDA recombinan el ADN de especies bastante diferentes creando nuevos organismos que nunca antes han existió en la Tierra. La industria de la ingeniería genética entonces presiona con "lobbies" para crear vacíos legales en las leyes reguladoras que les permiten vender apresuradamente sus alimentos experimentales en el mercado. Debido a grandes pagos de dinero "PAC" (sobornos legalizados), redes de amiguismo, bienestar corporativo y conflictos continuados de intereses entre el USDA, el FDA y la compañías multinacionales químicas y de ingeniería genética, los E.E.U.U. y muchos otros gobiernos han fomentado y aprobado estos alimentos sintéticos. La industria de la ingeniería genética vende estos productos sin probar y sin etiquetar. Y finalmente, el gobierno norteamericano amenaza otras naciones con sanciones del WTO (Organización Mundial del Comercio) y con guerras comerciales si ellos etiquetan o rechazan alimentos genéticamente diseñados.

Como consumidores globales tenemos el derecho para saber qué comemos. Tenemos el derecho para decidir si queremos comer estos alimentos. Tenemos el derecho de decidir si nuestros niños deberían comer estos alimentos.

A donde quiera que puedes estar viviendo en el mundo, los mercados alimentarios venden estos Frankenfoods sin etiquetar y sin probar. Ya en 1994, la industria química y de ingeniería genética comenzó a vender tomates genéticamente diseñados y leche que contenía la hormona de crecimiento vacuno (rBGH) genéticamente diseñada. A partir de 1997, estas compañías quieren recuperar rápidamente los costos de investigación, que van aumentando, y llevan apresuradamente al mercado aproximadamente 30.000 nuevos productos alimentarios genéticamente diseñados sin probar.

Especificamente ¿Cuáles son los peligros?

Los riesgos son literalmente ilimitados y potencialmente catastróficos. Alimentos y suplementos dietéticos genéticamente alterados ya han causado alergias debilitantes, incapacidades permanentes y muertes sencillamente porque los consumidores no se daban cuenta. Treinta y siete personas murieron y 1500 fueron permanentemente incapacitadas debido a una toxina mortífera desconocida creada durante la producción de triptófano genéticamente diseñado. Reacciones alérgicas podrían haber resultado por la comercialización de soja genéticamente diseñado con el ADN de nueces del Brasil. Afortunadamente esto se detecto y su introducción en el mercado fue abortada. Estos ejemplos y mas que hay de lo qué puede ir mal no les hizo ralentizar. La industria de la ingeniería genética ahora ha producido genéticamente aproximadamente el 20% del abastecimiento alimentario de mundo. Uno puede predecir que más muertes y más efectos secundarios negativos deberán continuar a surgir de esta nueva tecnología experimental. Sin un etiquetaje claro ni una elección adecuada para el consumidor, los problemas de salud que emergerán no podrán ser evitados o adecuadamente trazados a su fuente. Muchos problemas de salud pueden, y probablemente van, a emerger en las vidas de la gente, pero no conocerán su origen. La fuente podrá ser esta sigilosa ingeniería genética del abastecimiento alimentario por las corporaciones multinacionales.

Los daños genéticos al medio ambiente y al ecosistema nunca se podrán limpiar, invertir o recuperar. Una vez liberados, una vez que los microorganismos, las plantas y los seres vivos en la cadena alimentaria y el ecosistema se contaminan con estos alimentos mutantes, la destrucción de la salud y virulentas, irrevocables, permanentes e incomprensibles mutaciones vivientes se multiplicaran incontrolablemente en el futuro. La contaminación genética queda inmediatamente fijada y autosuficiente - - permanentemente programada en el mismo ADN de los organismos vivos. Esto contrasta, por ejemplo, con las amenazas de los residuos nucleares peligrosos y la destrucción potencial de la guerra nuclear, que aunque devastadora, puede revertirse y ser corregida con el paso del tiempo.

¿Por qué hacen esto?

Las ventas generalizadas de alimentos genéticamente alterados aumentan los beneficios económicos de la industria química y de la ingeniería genética. La industria química quiere recuperar rápidamente sus billones de dólares acumulados en costos de la investigación e inversión genética. Su estrategia involucra la inundación masiva de los Frankenfoods genéticamente alterados en el mercado lo antes posible.

El USDA, el FDA y sus defensores ricos, las compañías de la ingeniería genética, sostienen que intentan resolver los problemas de hambre mundial. Pero un escrutinio cuidadoso muestra sus móviles verdaderos. Primero, el gobierno de los E.E.U.U. intenta asegurar el éxito y prosperidad contínuo de sus ricos pero irresponsables defensores, la industria de la ingeniería genética, y segundo, la industria química y de ingeniería genética intenta dominar los mercados alimentarios mundiales con sus productos experimentales. Apreciamos que los gobiernos quieren apoyar negocios e industrias grandes. También comprendemos que las industrias quieren ganar dinero. Sin embargo, al seguir estas metas, el USDA, el FDA y las compañías químicas (biotecnológicas) han elegido ignorar los efectos de largo alcance de estos productos sobre la vida humana.

Las industrias químicas tienen alimentos genéticamente alterados para las siguientes características específicas: para aumentar ganancias al aumentar artificialmente la durabilidad del producto en la estanterías de las tiendas; para aumentar ganancias al aumentar la compatibilidad de las plantas con las pesticidas y herbicidas de la misma industria química; y para aumentar ganancias al crear semillas que cuestan más pero ahorran el dinero de los productores porque los vegetales o las plantas crean sus propias pesticidas internamente.

Mientras toman estas acciones para ganancias inmediatas a corto plazo, la industria química asegura que su trabajo representa lo último y lo mejor de la ciencia.

Ciencia verdadera y ciencia fraudulenta

Si el Dr. Frankenfood estuviera encargado, su plan diabólico no sería ciencia verdadera, porque no se molestaría nunca en hacer investigaciones sobre la seguridad de sus alimentos experimentales antes de ponerlos en los platos de nuestra familia y servirlos a la comunidad mundial. La ciencia verdadera usa el "Método Científico." El Método Científico involucra alternando entre la teoría y la observación, comprobando la teoría para ver si verifica observaciones anteriores y si puede predecir correctamente nuevas observaciones. La comprobación viene en forma de la experiencia, en otras palabras: la experimentación. La nueva tecnología no debería ser aplicada directamente a la vida humana hasta que se haya probado a sí mismo más allá de la duda a través de la prueba del tiempo para mostrarse segura, útil y beneficiosa. La ciencia verdadera no convierte a la raza humana en animales experimentales, en conejillos de indias. Nuevamente, miramos y vemos que la industria química hace exactamente lo qué el Dr. Frankenfood habría hecho: vender estos alimentos a la población mundial sin pruebas y sin etiquetar.

Conocemos la historia del Dr. Frankenfood como un descendiente del Dr. Frankenstein. Miremos ahora también al pasado, a la historia de una de las mayores compañías químicas y de ingeniería genética, Monsanto. Un vistazo al pasado puede dar algún indicio de qué podemos esperar de esta y otras compañías químicas ahora y en el futuro.

Monsanto comercializó la herbicida 2,4,5-T, un producto que elimina las hojas de los arboles y las plantas. Se utilizo en la guerra de Vietnam bajo el nombre de "Agent Orange". La versión que contenía dioxina mataba a personas. Monsanto también era el único fabricante de PCB, (bifelinos policlorados), prohibido por el Congreso de los E.E.U.U. en 1976 a causa de su riesgo carcinogénico y daños ocasionados al sistema reproductivo. Estudios recientes lo vinculan a daños significativos al desarrollo en niños en dosis muy pequeñas. Todo ser humano ahora lleva algún nivel de PCB en su cuerpo porque el químico es lipofílico y aumenta a medida que escala la cadena trófica, igual que la dioxina. Esto significa que se disemina gradualmente en la fisiología de todos los seres vivos en la Tierra. Monsanto posee y comercializa Aspartamo, el dulcificante químico artificial comercializado como Nutra-Sweet, ampliamente conocido como una droga asociada a riesgos carcinogénicos. Sin embargo, fue introducido para la comercialización como un aditivo alimentario en vez de una droga a través de los vacíos legales de la legislación reguladora. En años recientes Monsanto, el USDA, y el FDA han trabajado juntos para añadir a la leche del consumidor, la hormona de crecimiento vacuno - rBGH, ampliamente implicada en aumentar infecciones en las vacas y aumentar el riesgo de cáncer. Ahora Monsanto y otras compañías químicas quieren producir genéticamente el abastecimiento alimentario mundial. ¿Podemos confiar el abastecimiento alimentario a estas compañías?

Hoy en día las compañías químicas no solamente han alterado genéticamente a las patatas, pero también a tomates, maíz, soja, calabacín, colza, aceite de semillas de algodón y leche. La industria química sostiene que estas prácticas vienen como una extensión natural de las técnicas tradicionales del cultivo y la hibridación. En la realidad, esta es una nueva experimentación
extraña sobre la raza humana utilizando una nueva tecnología radical. ¡El Dr. Frankenfood estaría bien contento!

Los distribuidores exportan estos alimentos mutantes por todo el mundo. Una crisis global existe ahora porque muchos gobiernos tienen una confianza implícita en el gobierno de los E.E. U.U. y su decisión para promocionar estos alimentos. Una fe ciega en el FDA y el USDA crea un estado de complacencia en los E.E. U.U. Estas compañías químicas han hecho de los consumidores mundiales unos animales experimentales, unos conejillos de indias. Aunque esta es una crisis seria, podemos parar la proliferación de estos Frankenfoods ahora.

¿Qué puedo hacer?

1. Aprenda todo lo que pueda sobre los peligros de los alimentos genéticamente diseñados.
2. Aprenda como comprar evitando estos alimentos. Boicotee compañías que utilizan estos alimentos.
3. Informa a toda su familia, amigos y seres queridos acerca de este problema, ambos en línea y fuera de línea. Su trabajo no se acaba hasta que cambian sus hábitos de alimentación y enseñan sus seres queridos a hacer lo mismo.
4. Comience o unase a organizaciones de consumidores para etiquetar y prohibir los alimentos genéticamente diseñados.
5. Envíe cartas a sus representantes y líderes políticos.
6. Escriba y envíe cartas a los medios de comunicación, escritores, editores, organizaciones de trabajadores y a quien se te ocurre.
7. Remita esta comunicación a la gente influyente en todo el mundo.
8. Tome un papel de liderazgo. Contacte las fuentes al final de la tercera parte de esta comunicación.
9. Pida partes dos y tres de esta comunicación de tres partes de su Coordinador, que debería estar listado más adelante."